Consejos para la limpieza en oficinas

La mejor forma de mantener limpia la oficina

Las oficinas son lugares donde quienes trabajan en ellas pasan entre 8 y 9 horas a diario, por lo que la limpieza y el orden son un punto muy importante a tener en cuenta, el cual llega incluso a influir directamente en la productividad de los trabajadores y por consiguiente en el éxito y los beneficios de la empresa.

Son muchas las personas que pasan en su puesto de trabajo casi más horas que en su propia vivienda, por lo que siempre vienen bien unos consejos de limpieza de las oficinas.

consejos limpieza de oficinas

Contratar un empresa de limpieza

La idea de recurrir a una empresa con profesionales especialmente formados para llevar a cabo una eficaz limpieza es una de las opciones a las que más recurren las empresas, ya que se trata también de expertos con buenos conocimientos sobre los mejores productos, técnicas y maquinaria para limpiar estas zonas de la mejor manera.

Realizan su trabajo utilizando aspiradores industriales y los últimos productos de limpieza del mercado.

El horario dedicado a la limpieza de la oficina no debe interferir con el de trabajo de los empleados, algo que les llevaría a reducir su capacidad de producción. Al personal de limpieza también se le facilita mucho su labor cuando cuentan con un espacio libre para poder realizar su trabajo cómodamente.

Un muy buen momento para limpiar una empresa es durante la hora de la comida de los empleados. Otra opción es comenzar antes de que el personal empiece su jornada laboral, o hacerlo una vez que la hayan terminado.

La frecuencia de la limpieza

Hay trabajos que de por sí ya ensucian la zona donde se desarrollan. En estos casos, las tareas de limpieza deberán ser diarias, o incluso dos veces al día según el tipo de trabajo que se realice. La mayor o menor cantidad de empleados, también determinará cuantas veces a la semana es necesario limpiar el lugar.

Siempre hay que establecer un día, al mínimo una vez al mes para limpiar aquellos elementos de los que no se suelen ocupar a diario como son las cortinas, alfombras, aire acondicionado, etc.

El orden en las distintas mesas de los empleados también repercutirá en cómo se lleven a cabo las tareas de limpieza ya que no se realiza igual este trabajo en una mesa despajada, que en otra llena de papeles y objetos que entorpecerán la labor. Los empleados, deberían, por ejemplo, ser conscientes de guardar la mayor cantidad de material posible en armarios, cajones, etc.

Un buen ambiente en la oficina también se logra limpiando rápidamente lo que uno mismo tira. Es bastante común que se derrame en el suelo café, zumos o agua. Por ello, cuando el comportamiento de los empleados es el adecuado en estos casos, es decir recogen y secan aquello que han tirado, el trabajo de los profesionales de la limpieza resulta más eficaz.

Los aparatos electrónicos

Los ordenadores, televisores y aparatos similares que existan en una empresa se deben limpiar de manera diferente utilizando productos específicos para ellos y desinfectando sus teclados, ratones, y auriculares, ya que en caso contrario guardarán diversos virus y terminarán contagiando a todos los miembros de la empresa que los vayan utilizando.

Más información